facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
2/6/1959 . Entrevista a J. A. Ramos sobre la situacion politica en 1959 por Carlos Strasser


Segun es sabido, la III Republica imito a la Revolucion del 89 unicamente en esto: a la izquierda se sentaban los parlamentarios partidarios "del progreso", palabra frecuentemente usada por retardatarios; y a la derecha del hemiciclo reposaban los solidos propietarios del Mediodia, los hombres del comite Des Forges, los bandidos de la alta finanza, los abogados de las "fuerzas vivas", los periodistas remunerados por su venalidad activa y, en general, aquellos representantes de los sectores reaccionarios mas calificados de la Francia posterior a la derrota de Sedan. La "progresividad" de los parlamentarios sentados "a la izquierda" era, por supuesto, muy relativa, pero respondia pese a todo a las tendencias ideologicas del proceso historico. Los dreyfusistas se ubicaban por lo comun a la izquierda, lo mismo que los laicistas, en la belle epoque de los grandes debates.

A la droite, descansaba el mundillo mas bien sordido de los terratenientes o grandes industriales, para los cuales la Revolucion era un mito lucrativo, frecuentemente desagradable y, en todo caso, un patriotico exceso, felizmente hundido en el pasado. De esta escuela procedian los "derechistas" que en la Tercera Republica sufrian nostalgia del viejo regimen; de sus o1as raleadas nacieron, luego de Barres, los ardientes partidarios de un nuevo rey, congregados por la verba de Maurras. Y de esa derecha, naturalmente, crecio la contramarea fascista de los "Camelots du Roi", y de los "Cagoulard". Pero esta clasificacion puramente francesa de los partidos politicos modernos, sirve de muy poco para la comprension de los problemas en los paises coloniales, semicoloniales o "subdesarrollados", como dice discretamente la ONU. Progreso o reaccion, revolucion o contrarrevolucion, izquierda o derecha, tales son los rotulos corrientes, claros para todo el mundo, en las viejas metropolis. Alli se sabe que dentro del campo de la izquierda pululan todos los matices, reformistas o revolucionarios; y dentro de la esfera de la derecha, coexisten desde el catolicismo mundano de Mauriac, hasta los partidarios freneticos de los progroms y las "camaras de gas".
En America latina el asunto es mas complicado. La Argentina, como provincia de Europa, recibio totalmente confeccionado un esquema economico y politico al que debio resignarse. La introduccion de articulos manufacturados e inmigrantes, asi como la destruccion de la vieja economia precapitalista y la subyugacion del criollaje, senor del pais reducido a la condicion de paria del terrateniente o del chacarero, fueron los fenomenos visibles de nuestra historia economica. El imperialismo creo asimismo una superestructura politica y juridica correlativa. Aniquilo al partido Autonomista Nacional de los tiempos de Roca y lo transformo en ese paquidermo senil y cinico personalizado en diversas epocas por Marcelino Ugarte, Matias Sanchez Sorondo y Manuel Fresco. ?El partido de Adolfo Alsina, de Yrigoyen, de Jose Hernandez!

Para los que tienen una vision puramente estatica, cristalizada e inerte de la historia, esta ruina del autonomismo bonaerense continuara siendo un misterio inescrutable. Pero lo cierto es que el imperialismo no solo remodelo a su imagen y semejanza a los partidos clasicos, sino que tambien intuyo en la creacion de los partidos nuevos. El sistema de colonizacion impuesto por Gran Bretana en la Argentina promovio la creacion de una sociedad cerrada y jerarquizada. En ella coexistian desde el club del Circulo de armas hasta el peon riojano de pata al suelo, desde el cipayo de apellido tradicional venido a menos, como el grotesco "Sir William" (Guillermo Leguizamon) presidente local de los ferrocarriles ingleses, hasta el impoluto doctor Juan B. Justo, campeon del librecambio y enemigo de la industrializacion.

Porque la importacion de mano de obra europea creo un proletariado de originales caracteristicas: si los gerentes de los ferrocarriles eran ingleses, los trabajadores de los transportes eran en su mayor...continua



Página 1 de 15

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226