facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
2/10/1991 . Jorge Abelardo Ramos: reflexiones sobre el derrumbe de la URSS por María Victoria Ramos Gastón


-¿El mundo entero se pregunta estupefacto qué es lo que ha ocurrido y qué es lo que ocurrirá en la Unión Soviética. ¿Podría formular Ud. Algunas consideraciones sobre el tema?

-Jorge Abelardo Ramos: No resulta sencillo responder en pocas palabras, como parece serlo para la prensa Norteamericana y la Europa capitalista en general, esclarecer un tema tan complejo. Decía Trotsky, poco antes de ser asesinado por un agente de Stalin en 1940, que si la guerra en ese momento en curso, la segunda guerra imperialista, no terminaba con el triunfo de la revolución mundial, había que revisar a fondo todos los presupuestos del socialismo. Según Trotsky, de ocurrir ese hecho, debería considerarse, quizás, que la historia había probado la incapacidad de la clase obrera para tomar el poder y transformar a la sociedad en su conjunto. "En ese caso - decía Trotsky - la tradición teórica del marxismo, que había encontrado su forma de realización en la revolución de Octubre de 1917, debía ser sometida a un análisis completo. De algún modo se buscaría otro camino para resolver los grandes problemas sociales y económicos de la humanidad.

-¿En otras palabras, el hundimiento de la sociedad soviética es también la prueba del fracaso del socialismo como concepción de una nueva estructura económica y política?

-No vayamos más rápido que los acontecimientos. Según es sabido, la profunda noche que sumió a los pueblos de la Unión Soviética la dictadura burocrática del stalinismo, no se redujo al satanismo personal de Stalin. En realidad reflejó toda una capa social, la famosa "Nomenklatura" que abarcó, según los estudios realizados, alrededor de 4 a 5 millones de personas. La noche del stalinismo, que ha concluido, según los publicistas y del así llamado "mundo occidental", significa, lisa y llanamente, de acuerdo a tales esclarecidos sociólogos, el término, la conclusión o el fracaso del socialismo. Por el contrario -afirman los mismos publicistas- se habría demostrado la bondad de la democracia en Europa y en los Estados Unidos. Sería evidente el triunfo incontestable del régimen capitalista. Este aparecería como el único régimen o sistema económico y social, capaz de satisfacer los requerimientos del mundo actual. Al mismo tiempo, la prensa occidental y parte de la prensa soviética, sostiene la necesidad de volver a la economía de mercado, de restaurar el régimen de la propiedad privada, en particular de los campesinos, de solicitar prestamos a Occidente y de marchar hacia una economía de alto nivel de consumo general. De no hacerse esto se predice en los medios "habitualmente bien informados", se va a cernir sobre la ex Unión Soviética una catástrofe económica de caracteres colosales.

-¿Es que Ud. descree de los mecanismos del mercado?

- Por el contrario, el mercado ejerce un control que permite medir los flujos productivos y establecer precios adecuados a condición de que los delincuentes propios de toda sociedad (planificada o capitalista) sean controlados o eliminados por la sociedad mediante el Estado. En el caso de Rusia, Lenin procuró, desde 1922, someter a la economía semi estatal y semi cooperativa nacida después de 1917, al control del mercado. Entregó la tierra a los campesinos, medida categóricamente burguesa, similar a la Reforma agraria de la Revolución Francesa de 1789, y otorgó al capital extranjero decenas de concesiones para explotar el petróleo de Baku, las empresas eléctricas y parte de la gran industria pesada. El fundador del Estado soviético calificaba a los burócratas del Partido Bolchevique, que pretendían dirigir la economía son saber hacerlo, como "burócratas grandes rusos" y "gendarmes zaristas". A su política de abrir la economía soviética a grupos capitalistas extranjeros y de estimular la productividad del campesino a fin de crear excedentes de granos, Lenin la designó como NEP (Nueva Política Económica). Simultáneamente emprendió una ofensiva contra el Secretario General del partido, el georgiano Stalin, al ...continua



Página 1 de 4

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226