facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
1/10/1949 . Francisco Miranda por Jorge Abelardo Ramos


Se transform� desde entonces en ese rostro de camafeo que la historia ha conservado: una cabeza romana y criolla, un hombre universal, un arist�crata de la independencia americana. Viajero por toda Europa, lector voraz, amigo de W�shington, de Pitt, de Catalina la Grande, y de varias docenas de reyes, fil�sofos, mariscales y sabios de su �poca, sus aptitudes m�ltiples lo convierten hasta en general de la Revoluci�n francesa, bajo el gobierno girondino.

Es Miranda el primero que plantea en Europa la emancipaci�n pol�tica de la Am�rica espa�ola. Ofrece a Pitt sus servicios militares y franquicias comerciales a Inglaterra si �sta facilita una flota y ayuda a expulsar a los espa�oles. Miranda fue un caracter�stico representante de los terratenientes criollos que odiaba la dominaci�n espa�ola, pero que no tem�a menos la liberaci�n de los negros y los indios; exclu�a de sus planes conspirativos la participaci�n y la liberaci�n econ�mica y pol�tica de las grandes masas explotadas. Pertenec�a a la clase de los criollos que ayudaron a los espa�oles a reprimir el levantamiento de los campesinos de Tupac Amaru.

Cuando Miranda, con el apoyo de la flota inglesa desembarc� por primera vez en las costas de Venezuela, lanz� un manifiesto llamando al pueblo a levantarse contra los espa�oles. En ese documento no se dec�a una sola palabra acerca de la emancipaci�n de los esclavos negros y de los indios, pero se indicaba, en cambio, la protecci�n de las fuerzas mar�timas brit�nicas. Las grandes masas permanecieron indiferentes a ese llamado, que no pose�a para ellas ninguna significaci�n. La expedici�n de Miranda termin� en un fracaso.

Su m�rito hist�rico ser� el de haber manifestado por primera vez la concepci�n de una naci�n unificada. Miranda la imaginaba como un vasto "Imperio colombiano", que se extender�a desde el nacimiento del Missisipi hasta el Cabo de Hornos, gobernado por un monarca hereditario inca. Transmiti� sus ideas a su m�s inmediato disc�pulo, Sim�n Bol�var, que habr�a de intentar, con las armas en la mano, llevar hasta el fin, aunque confusa y contradictoriamente, el programa que Miranda, la historia y la econom�a suger�an para una emancipaci�n integral del continente.

(*) "Am�rica Latina: Un Pa�s" - Ediciones Octubre, Buenos Aires, 1949 - P�ginas 48 y 49.

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226