facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
1/8/1968 . General Gualberto Villarroel por Jorge Abelardo Ramos


Un libro de Augusto C�spedes
Por Guillermo Lora

Su autor, novelista de muchos quilates, cree haber escrito la historia del golpe revolucionario del 20 de diciembre de 1943 y del r�gimen Villarroel, aunque el libro que.11ega al lector bajo el sugestivo t�tulo de "El Presidente Colgado", contiene m�s bien, las memorias de uno de los sectores de esos acontecimientos.

No se trata del historiador que no tiene m�s remedio que referirse a su actuaci�n p�blica porque as� facilita la comprensi�n de los acontecimientos. C�spedes parece haber escrito su libro para convencerse de la gran importancia que tiene en el acontecer pol�tico y est� seguro que el lector sacar� mucho provecho inform�ndose de todas las nimiedades de su vida militante y privada.
En la p�gina 14 nos hace saber que durante el gobierno Quintanilla, junto con oficiales de reserva del Chaco, trat� de sublevar el Colegio Militar; en otros lugares se refiere con lujo de detalles a c�mo el 20 de diciembre de 1943 ingres� al local de tel�fonos autom�ticos, con quienes charl� cuando fue a las minas y la forma en que fue paseado en hombros (p�g. 59) o sus peripecias en el confinamiento. De esa manera en el volumen se ha ido acumulando mucho ripio y habr�a ganado mucho con la supresi�n de pasajes insulsos. Sin embargo, se tiene que comenzar reconocien�do que en "El Presidente Colgado" se encuentran verdaderas revelaciones hist�ricas, datos sobre acontecimientos de primer�sima importancia.

Es, ni duda cabe, un libro vigoroso que rezuma densa pasi�n m�s que sa�bidur�a y muchas de sus p�ginas est�n magistralmente logradas. Suficiente referirse a la defensa que hace del peri�dico "La Calle", "cuna de la revoluci�n nacional" y a la justificaci�n de los fusilamientos de noviembre, hasta ahora rechazados con el argu�mento simplista de que se trata de algo monstruoso e indigno de gentes civilizadas (p�g. 171 y sigs.). La clase dominante ha acostumbrado a todos, incluyendo a los hombres de avanzada, a considerar el asesinato de l�deres revolucionarios y de gentes del pueblo como algo de tan poca significaci�n que no merece figurar en los libros de historia (las obras ventrudas y "serias" no consignan las masacres obreras y ni siquiera el cobarde fusilamiento de Andr�s Iba�ez y los igualitarios). mientras que se desencadena todo un esc�ndalo toda vez que las v�ctimas pertenecen a la reacci�n. Aunque no lo dice con claridad de los planteamientos de C�spedes se desprende que son los altos Intereses populares los que justifican el empleo de la violencia por los gobiernos revolucionarios. Contrariamente, la derecha recurre a la violencia en su em�pe�o de obstaculizar la marcha de la historia.

En "El Presidente Colgado" pueden encontrarse las huellas de la decadencia de C�spedes como escritor. Duele que el magn�fico novelista se pierda por su terco empe�o de escribir historia ("tu historia son historias" le dice Tamayo a Arguedas; mas, la frase lapidaria puede aplicar tambi�n a �l con toda propiedad).

Es notable la forma osada en que vi�goriza nuestro lenguaje, incorporando a la literatura todas las aportaciones populares. La suya es prosa mestiza, elocuente en su brevedad, hecha para herir y gustar, brillante y bien labrada.

En anteriores escritos y todav�a en "El Dictador Suicida" el uso de fuertes adjetivos era oportuno, en el libro que comentamos tiende a convertirse en chabacaner�a. a pesar de que el autor pide disculpas por recargar demasiado la tinta. En "El Presidente Colgado" es el adjetivo el que con frecuencia sustituye al razonamiento ade�cuado y al documento indispensable.

�Cu�l es el m�todo que sigue el "historiador" C�spedes? El conspicuo mas�n Iturricha inici� su trabajo hist�rico con un largo y erudito cap�tulo destinado a exponer la filosof�a de la historia que le sirvi� de norma y que, por otra parte, es acabadamente idealista y reaccionaria. Nada de esto ocurre en C�spedes y muchos de los que busquen el hilo conductor del relato se ver�n confundidos ...continua



Página 1 de 9

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226