facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
13/8/1990 . Informe a la Convención del Movimiento Patriótico de Liberación por Jorge Abelardo Ramos


Cuando se considera la situación del gobierno argentino y de su Presidente, la propia pasión y la angustia que consume a la mayor parte de nuestro pueblo tiende a aislar, de acuerdo a la tradición balcanizadora, a nuestro país del resto de los de América Latina, a que poca gente juzgue bien al Presidente y a que la mayor parte lo juzgue muy negativamente. La llamada política de ajuste (reducción de gastos del Estado, reducción del personal empleado, venta de las empresas del Estado, generalmente delictuosa (con el fracaso que le será consiguiente y que ya está a la vista) ha sido considerada por parte del peronismo y toda la partidocracia, como una especie de conversión mágica del partido gobernante. Sería la antítesis del programa expuesto por Menem el 14 de mayo y que originó, como sabemos, su triunfo categórico.

Aunque esto es cierto con relación a la Argentina, habría que ampliar un poco la visión, para tratar de entender que es lo que está ocurriendo en el conjunto de la América Latina, México y el Caribe. Llegaremos entonces a la conclusión de que la política de Menem no es sólo la suya. Se trata de un fenómeno de alcance internacional. Abarca centros vitales del Tercer Mundo. Antes se consideraba que América Latina era una especie de clase media entre los desposeídos de los países semicoloniales. El peonaje indefenso o el proletariado harapiento del Tercer mundo se encontraba en ciertas partes de Oriente y de África. La América Latina alcanzó, a pesar de su formidable dependencia económica, un relativo nivel, cierta calificación económico social, en cuanto a la retribución del trabajo, al ingreso nacional, un poco mayor que la que se supone que hay en ciertas partes del sudeste de Asia. Precisamente por esa causa existe un carácter bastante uniforme en las políticas de los gobiernos de América Latina. De modo tal que no es posible decir que ésta es solamente la política de Menem. También es la política de Collor de Melo en Brasil, la política del Presidente Lacalle (blanco) en Uruguay, de Fujimori (independiente) en Perú, del reciente Presidente de Chile Alwin (demócrata cristiano), la política de Cerezo en Centro América. Asimismo es la política de Carlos Andres Perez en Venezuela, la de Borja en Ecuador, la de Salinas de Gortari en México. Es y ha sido la política de Balaguer en Santo Domingo.

Esto quiere decir que debemos contemplar la crisis argentina en una escala mayor. Resulta insuficiente reducir el problema a la persona del Presidente o de sus hombres de confianza. El asunto no es así. Hasta hace poco tiempo se tuvo la sensación de que se había operado un evidente retroceso de las fuerzas nacionales, revolucionarias, de América Latina, unida a la idea de que, habiéndose hundido el sistema stalinista en Europa Oriental y en la propia URSS, aparecía ante los ojos del mundo estupefacto, con ayuda de la prensa manejada por el imperialismo, el triunfo del capitalismo de los Estados Unidos. Era una victoria incontestable de la "democracia" frente al "autoritarismo" del mundo socialista. Así lo han interpretado los gobiernos de América Latina, yo diría que sin excepción, salvo el caso de la Cuba de Fidel Castro. ¿Qué es lo que había ocurrido? Se habían agotado, de alguna manera, los ciclos de muchos de esos movimientos nacional-revolucionarios. En muchos casos, dichos movimientos llegaron a ciertos acuerdos con el imperialismo. Habían muerto sus grandes líderes y se había agotado su impulso revolucionario. Aquellos que habían vivido una revolución profunda y categórica, como en el caso del pueblo mejicano en 1910, habían logrado constituir instituciones bastante estables que perduran todavía en el presente. Su fuerza radica en que esa revolución había alterado básicamente las estructuras arcaicas del viejo sistema de terratenientes y capitales extranjeros.

Por esa razón México se presenta todavía como uno de los raros países latinoamericanos que tienen el mayor grado de independencia y que conservan de una ma...continua



Página 1 de 18

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226