facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 
 
 
 
19/2/1968 . A Juan Domingo Peron por  Jorge Abelardo Ramos


De mi mayor consideraci�n:


Tengo razones para creer que dos env�os expedidos de Buenos Aires para Vd. no han llegado a sus manos. Eran ejemplares de �Lucha Obrera�, donde reproduc�amos la carta que Vd. tuvo la gentileza de enviarme a ra�z de la publicaci�n en la revista �Izquierda Nacional� de su conferencia reservada en la Escuela de Guerra. En consecuencia, despacharemos correspondencia y publicaci�n para Madrid de ahora en adelante desde Montevideo.

Le adjunto ahora dos ejemplares de nuestro peri�dico. Al mismo tiempo, puedo anunciarle que a mediados de marzo saldr� de la imprenta un libro en que estuve trabajando en los �ltimos a�os, �Historia de la Naci�n Latinoamericana�. Se trata de un ladrillo de 600 p�ginas, que tendr� el gusto de enviarlo. Expongo en �l la concepci�n, desde el punto de vista hist�rico y te�rico, de los grandes capitanes de nuestra primera Independencia: Am�rica es la patria com�n.

Naturalmente, no me reduzco a la formulaci�n puramente l�rica de una esperanza incumplida, sino que he tratado de presentar una cr�nica razonada de todo el proceso que condujo al hundimiento del Imperio hispano-criollo primero, y del poder bolivariano despu�s. Describo la intervenci�n del Uruguay, la creaci�n de Bolivia, sepultamiento del Paraguay y el estallido de la Gran Colombia, desde el Congreso de Panam� hasta el Canal de Panam�, con su tr�gica secuela de Republiquetas impotentes.

El libro estudia los cinco grandes movimientos nacionales del siglo XX: la revoluci�n mexicana, el aprismo peruano la revoluci�n boliviana, el trabalhismo de Vargas y la revoluci�n peronista. Concluye con una evaluaci�n cr�tica, una �puesta a punto� de revoluci�n cubana. La estim� indispensable porque los tres libros Debray son considerados textos oficiales en Cuba y nadie, salvo los stalinistas-pacifistas, se ha atrevido en el ambiguo campo de la �izquierda� a juzgar las tonter�as que sobre el peronismo, el vanguardismo y el m�gico foco guerrillero ha escrito Debray.



En Am�rica Latina se enfrentan dos estrategias en este momento: la �coexistencia pac�fica� del stalinismo y la teor�a del foco cubano. Se nos ofrece as� una opci�n absurda o la tranquilidad del cementerio o las delicias del manicomio. Pero ambas salidas conducen a la muerte, sea �sta f�sica o pol�tica. No coloca en un mismo plano de valoraci�n a ambas posiciones. A pesar de sus errores, la posici�n cubana proviene de una actitud vital e independiente de Castro frente al siniestro d�o ruso-yanqui. Intenta zafarse de ese abrazo mortal extendiendo la revoluci�n de Tierra Firme, queda por el triunfo de la guerrilla la insularidad cubana. Pero universalizar la teor�a del foco es un grave error. Pues supuse prescindir del conjunto de factores sociales, econ�micos, geogr�ficos y pol�ticos de cada Estado balcanizado. Y tambi�n supone prescindir del grado de madurez en la conciencia de las masas.

Justamente por la positividad de Cuba, es que pensamos indispensable una cr�tica de sus desvar�os, entre los que figura se�alar al campesinado como fuerza motriz de la revoluci�n. Esto podr�a ser cierto, desde un punto de vista, en Colombia, por ejemplo, pero en la Argentina ya me parece estar viendo a estos te�ricos (el muy cubanizado amigo Cooke, por ejemplo) ofrecer un fusil a nuestros chacareros de la patria gringa, que ni siquiera aceptaban el IAPI y cuya actividad entre siembra y cosecha es practicar la usura y jugar al tute en el bar del pueblo, con su �pick-up� a la puerta.

Asimilar el car�cter moderno y capitalista del campo argentino a las condiciones semi-feudales de otras regiones de Am�rica Latina no es uno de los menores errores en que incurren los cubanos y mohos de sus interesados amigos. Pues en esta materia los �izquierdistas� que no tragan todav�a al peronismo ni en dosis, pero que adhieren a la revoluci�n cubana (porque est� lejos y la hicieron otros) se dividen en dos categor�as f�cilmente discernibles; la de aquellos q...continua



Página 1 de 3

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226