facebook  facebook  
    home   novedades   colaboradores   contacto
 
 
 
 
 




 
 


2/1/1952 . UN AMERICANO EN PARIS por Victor Almagro

El General Eisenhower Puso Nueva Letra a la �Rapsodia en Azul�

EXCLUSIVO:
PARIS, (Especial).- Esta ciudad esta inundada de norteamericanos. El Plan Marshall no solo trajo d�lares para un rearme cada vez m�s vacilante, sino ciudadanos de Estados Unidos de paladear el aire de la cultura europea que se respira en Montmartre, sobre todo de noche. Entre los ciudadanos norteamericanos m�s importantes se encuentra el General Eisenhower, comandante en jefe del Ej�rcito europeo. Junto a �l trabaja un impresionante Estado Mayor, compuesto de oficiales de todas las naciones del Pacto Atl�ntico. Lo que no aparece por ninguna parte es el Ejercito Europeo.

Generales sin tropas

Estados Unidos suspendi� el proceso de reconversi�n de su industria militar a la producci�n civil muy poco tiempo despu�s del llamado armisticio de 1945.
En 1947 hab�a en ese pa�s 2.000.000 de desocupados y en 1948 llegaban a 4.000.000. Esas cifras dise�aban una nueva crisis econ�mica mucho mayor y de peores consecuencias que la de 1929. El imperialismo norteamericano hab�a surgido con un redoblado poder de la �ltima guerra, pero una paz prolongada podr�a conducirlo a un desastre financiero del que Wall Street no quera o�r hablar. La producci�n de armamentos, por el contrario, pod�a garantizar dentro de cierto plazo, un nuevo auge de prosperidad y astron�micas ganancias para las corporaciones. Aunque era evidente que el �nico mercado que consume las armas es la guerra, el problema no pareci� detener el impulso imperialista.
El incidente de Corea ofreci� un excelente pretexto para declarar que las fronteras de Estados Unidos no solo estaban en el Rhin, como en las dos guerras anteriores, o en la Europa Occidental �ntegra, como en la presente guerra fr�a, sino que tambi�n encontraba sus l�mites estrat�gicos en el paralelo 38. La masa de acciones de los intereses industriales en la Bolsa de Nueva York sufri� un �boom� sin precedentes con la noticia del conflicto en Extremo Oriente.
La econom�a norteamericana comenz� a funcionar nuevamente. La guerra coreana alimentaba la m�quina. Pero el mercado coreano de armamento era muy limitado, los pa�ses de Europa Oriental estaban cerrados a la producci�n yanqui y los de Europa Occidental eran deudores. El Ej�rcito europeo apareci� como una formula de salvaci�n.

Un americano en Par�s

George Gershwin compuso su pieza celebre �Rapsodia en Azul� extrayendo su tema de los paseos por Paris. Era un yanqui solo y melanc�lico desliz�ndose entre el frenes� de las luces. Corr�an los a�os del 20 al 30 y la ciudad parec�a renacida, ansiosa de alejarse de 1918.
Otro americano se encuentra hoy viviendo en los encantadores suburbios de Paris y su presencia evoca no solo la pasada cat�strofe, sino, ante todo, la pr�xima.
La situaci�n de Francia en el proyectado rearme europeo es cr�tica. La inyecci�n fundamental que se aplicaba a su econom�a proven�a de sus importantes posesiones coloniales en �frica (Madagascar, Congo, Martinico, etc.), o en el sur asi�tico (Indochina) o en Medio Oriente. El imperio franc�s no era una frase de circunstancias sino una poderosa fuente de recursos. Indochina era para Francia lo que la India para Gran Breta�a.
La guerra civil que actualmente se desarrolla en esa naci�n asi�tica, cuesta a Francia 1.000 millones de francos diarios y a pesar del apoyo norteamericano no tiene perspectivas de una r�pida conclusi�n. La espiral inflacionista en la metr�poli no agota su curso, ni mucho menos. En estas condiciones, una pol�tica de rearme, como la exigida por Truman y Eisenhower, conducir� a Francia a una situaci�n cuya salida te�rica -la guerra- arrastrar�a consigo inevitables explosiones revolucionarias.
La posici�n de Gran Breta�a no es mucho mejor. La p�rdida de sus importantes intereses en Am�rica Latina, durante la sangr�a de la segunda guerra mundial, la independencia pol�tica de la India, la creciente autonom�a canadiense y australiana, lo mismo que la pol�tica nacionalista de �frica del Sur, no ofrecen mas que un aspecto del cua...continua



Página 1 de 2

 
 
Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego
Rodríguez Peña 356 - CP (C1020ADH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina - Teléfono: +54 11 4371 6226